Columnas

Maduro, Tibisay y el TSJ

¿En Venezuela hay separación de poderes? La respuesta es un rotundo NO. A ver. ¿Cómo es eso de que los asesores de Maduro dicen que no es necesario una consulta para una Asamblea nacional Constituyente (ANC)? Luego el mismísimo Presidente argumenta que la consulta se hará después que esté lista la nueva constitución. ¿A quién engañan?

Con todo el respeto que se merecen, pero aquí hay que desnudar las verdades. El pueblo y el mundo se preguntan: ¿en Venezuela hay separación de poderes? La respuesta es un rotundo NO. A ver. ¿Cómo es eso de que los asesores de Maduro dicen que no es necesario una consulta para una Asamblea nacional Constituyente (ANC)? Luego el mismísimo Presidente argumenta que la consulta se hará después que esté lista la nueva constitución. ¿A quién engañan? Me parece un irrespeto, una afrenta al pueblo soberano (único poder originario) que se le mienta tan descaradamente. Pienso que no es necesario mencionar aquí nuevamente las diferentes normas que trasgreden. No es un secreto. Centenares de abogados constitucionalistas así lo señalan. Con pruebas irrefutables pues.

No obstante, continúa la obstinación, el empeño de llevar a cabo tamaña deformación. “Solo se va a fortalecer”. Por Dios. Ese argumento ni un niño se lo cree. Cuando se trata de una ANC es para redactar una nueva constitución. Y para ello hay que consultar al pueblo. Lo contrario es una decisión fraudulenta. Hasta el nivel de educación primaria los saben Lean lo que dice el texto “Venezuela y su gente”, Ciencias Sociales, de la Colección Bicentenario, de 5to grado, pág. 142: “La convocatoria la aprueba o la niega el pueblo mediante un referendo consultivo: cuando la mayoría de votos es SÍ, se aprueba la convocatoria; en caso contrario no se convoca”. Más clarito no puede ser.  Maduro está entrampado. Ahora no puede salir del laberinto donde lo metieron. Aunque quiera abandonar el fraude, no puede. Porque, para algunos pocos, sería entregar la revolución a la “oposición apátrida”. Es preferible seguir en esta trama que mirar los problemas de la gente.

Por otro lado, la Sra. Tibisay Lucena, aseguró (18/10/2016) que para finales de este semestre se realizarían las elecciones a gobernadores vencidas el año pasado. Es decir, que se encuentra en mora con el soberano. Sobre este evento, nada se dice. La Sra Tibisay en muy pocas oportunidades había hecho acto de presencia en espacios público desde que ofreció las elecciones para junio de 2017. Pero para sorpresa mundial, aparece al lado de Maduro para aceptar la propuesta a una ANC considerada, como ya se dijo, innecesaria.

Nunca debió aceptarla. Incluso, se atrevió a emitir juicio de opinión como si fuera la proponente. Esto dijo: “El inicio del proceso Constituyente representa una nueva oportunidad para el encuentro y el debate nacional, en donde podremos hallar soluciones a las dificultades de nuestro tiempo”. Y mire usted, estimado lector, la cantidad de marchas, cacerolazos, represión, víctimas fatales, saqueos, “debates” adversos a la bendita “constituyente”. Este pasado domingo (040617), nuevamente aparece la Sra. Tibisay refiriéndose a la ANC como que si nada estuviese ocurriendo en todos los rincones del país. De las elecciones a gobernadores vencidas: nada que ver. Oídos sordos. Para la “constituyente” de Maduro hay prisa. Como en las grande lides, el testigo lo lleva ella.

De igual forma, el máximo tribunal de nuestra República (TSJ), dicta unas sentencias (155 y 156) que ponen contra la pared a la Asamblea Nacional (AN). Luego “corrigen” el entuerto con otra decisión, las Nro 157 y 158, que de acuerdo a destacados juristas, también son inconstitucionales. Ahora mismo, para cerrar con broche de oro, dicta otra sentencia (Nro. 378/2017) relativa a la convocatoria para que no haya referendo consultivo, la cual favorece a Maduro y su constituyente. Que a mi juicio, incita mucho más las protestas que se han venido desarrollando a lo largo y ancho del país. Es decir, le da “luz verde” al CNE para que actúe por encima del ciudadano. A mi entender, eso se llama  prevaricación constitucional. Los tres poderes al banquillo….y se abre el debate pues.

@monsalvel

Acerca del autor

Alfredo Monsalve

Alfredo Monsalve

Investigador y docente de postgrado universitario en el área de metodología de la investigación.