Columnas

La rebelión de la Fiscal

La Fiscal no tendrá nada que temer cuando se produzca el cambio político que inevitablemente sobrevendrá. En la derrota de la constituyente madurista  y del madurismo en general, su actitud digna y responsable tendrá un peso significativo, que el país valorará. Su rebelión será reconocida

Después de los episodios de abril de 2002, el chavismo mostró una solidez de hierro y un hermetismo impenetrable, sin resquicios por ningún lado. Este monolitismo se rompió con la rebelión inesperada y oportuna de la fiscal Luisa Ortega Díaz.

El proceso de resquebrajamiento del chavismo comienza a partir de abril de 2013 cuando Nicolás Maduro asume la presidencia de la República. La forma como se convirtió en heredero de Hugo Chávez le ganó la animadversión de sus competidores, sobre todo porque la decisión del caudillo estuvo intervenida por el peso de los hermanos Castro. Maduro estaba más cerca de La Habana que cualquiera de sus otros adversarios. No fueron sus méritos de dirigente y estadista, inéditos hasta ahora, los que le colocaron en Miraflores, sino la confianza que les inspiraba a los ancianos dictadores comunistas. Él garantizaría mejor que sus adversarios la influencia castrista. Esta se mantendría y el subsidio seguiría fluyendo con la regularidad de siempre. Sus años de formación en las escuelas de cuadros de la isla garantizaba su lealtad a los tiranos.

Luego de casi cinco años al frente del Ejecutivo, el desubicado Maduro ha arrastrado el chavismo al foso de las preferencias populares. El Psuv no ha podido salvarse del desprestigio del gobierno. Su pésima gestión económica y social y la destrucción sistemática de la democracia lo han aislado internacionalmente y le han ubicado entre los mandatarios con mayor nivel de rechazo en la historia nacional. Su declive se ha acentuado desde que abortó el referendo revocatorio en 2016, emprendió la guerra contra la Asamblea Nacional y, finalmente, propuso la Asamblea Nacional Constituyente, con la finalidad de redactar una nueva constitución que legalice el Estado Comunal.

Del grado de postración en el que se encuentra el chavismo, luego de haberse proyectado como una fuerza que dominaría el escenario político durante décadas, tomó debida nota la fiscal Luisa Ortega Díaz y quienes, siguiendo a Fernando Mires, conforman el chavismo constitucional, del cual la Fiscal sin duda forma parte. Esta es una corriente dentro del oficialismo que asume como legado de Hugo Chávez la Carta de 1999 y, apegada a ella, trata de mantenerse como alternativa de poder para el porvenir cercano y remoto.

El comportamiento de Luisa Ortega Díaz ha desconcertado al madurismo, acostumbrado a actuar de forma atrabiliaria, sin guardar las mínimas formas  exigidas en una república democrática. Esta actuación está acarreando costos muy negativos. La primera vez que se puso en evidencia el fardo que significa Maduro para el chavismo fue cuando se realizaron las elecciones parlamentarias, el 6 de diciembre de 2015. La aplastante derrota sufrida por el oficialismo fue una clara muestra del fracaso en la conducción del país de Nicolás Maduro y su equipo de colaboradores. Esa categórica victoria de la oposición, que debió conducirlos a introducir cambios en las políticas públicas y en el manejo de las relaciones con la oposición, los llevó más bien a atornillarse con mayor fuerza a las políticas socialistas, represivas y excluyentes. La soberbia sectaria fue la respuesta ante el fracaso.

El nombramiento arbitrario de los integrantes de la  Sala Constitucional del TSJ, cuestionado desde el comienzo por Luisa Ortega Díaz, se produjo poco después del descalabro electoral. Desde ese momento y hasta el presente lo único que ha hecho Maduro es agredir a la Asamblea, violar el Estado de Derecho y quebrantar el orden constitucional. En esa labor demoledora ha contado con el apoyo irrestricto de la cúpula militar, la Sala Constitucional, el CNE y el Defensor del Pueblo.

La fiscal decidió no formar parte de esa comparsa. Se desprendió del rebaño para asumir la defensa de la Constitución de 1999. Sabe que ningún régimen puede sostenerse solo con represión y coerción. Los sistemas políticos modernos necesitan persuadir y construir consensos o, al menos, amplios acuerdos para enrumbar a los países. Luisa Ortega ha demostrado poseer un criterio político agudo. Está consciente de que el proyecto chavista del que ella y sus aliados forman parte podrá perdurar y mantenerse como opción de triunfo únicamente si se distancia de Nicolás Maduro y la camarilla que lo amuralló. Debilita el madurismo con el fin de fortalecer el chavismo.

La Fiscal no tendrá nada que temer cuando se produzca el cambio político que inevitablemente sobrevendrá. En la derrota de la constituyente madurista  y del madurismo en general, su actitud digna y responsable tendrá un peso significativo, que el país valorará. Su rebelión será reconocida.

@trinomarquezc

Acerca del autor

Trino Márquez Cegarra

Trino Márquez Cegarra

Sociólogo. Profesor universitario. Magister en Filosofía y Doctor en Ciencias Sociales de la Universidad Central de Venezuela. Es Director Académico de CEDICE-Libertad. Expresidente de la Comisión Presidencial para la Reforma del Estado.