Columnas

Es por sus derechos

En el comunismo el ciudadano es despojado de sus derechos, que le son transferidos al Estado o al gobierno

La lucha política de hoy tiene un componente directo con usted, esta lucha es por sus derechos, que a lo largo de 18 años de revolución usted y todos perdimos y no los defendimos.

Cuando asisto a las asambleas de ciudadanos junto al licenciado Javier Tarazona, le pregunto a los ciudadanos presentes, ¿Qué mayonesa compraba antes? ¿Cuál salsa de tomate? ¿Qué marca de desodorante?, ¿Qué aceite compraba?, luego sigo formulando preguntas, ¿Dónde los compraba?,¿con que frecuencia compraba?¿tenía limitaciones en la cantidad? Si usted leyendo estas líneas va respondiendo, coincidirá con los ciudadanos que asisten a nuestras asambleas. Se compraba antes la marca que usted quería, en la presentación que usted quería, en la cantidad que necesitara y compraba en cualquier lugar sin cola. Esta respuesta define un antes y un después del derecho a la alimentación, usted cuando conoció la abundancia ejercía su derecho a la seguridad alimentaria; hoy ese derecho lo perdió a manos de un gobierno que propició la escasez para organizar el racionamiento y con ello la dependencia suya de un sistema primitivo de distribución de alimentos como el Clap. Su propósito es doblegarlo por hambre y hacerlo depender del funcionario del Psuv de los barrios y comunidades. Siendo esto así, usted sin pelear su derecho se lo transfirió a ese funcionario que decide si lo mete en una lista de comida o no.

Cuando en las asambleas sigo preguntando; ¿consigue la medicina de la tensión?¿del dolor de cabeza? ¿de la diarrea?¿ Consigue los medicamentos que le ordena un médico del hospital, ambulatorio, medicatura  o clínica?, si tampoco existen los medicamentos en los centros hospitalarios, si el gobierno tampoco entrega dólares para la compra de los insumos con los cuales se fabrican medicinas, y si entonces usted concluye que antes usted conseguía las medicinas y ahora no existen, o no hay, es porque perdió su derecho a la vida y su derecho a la salud, perdimos ese derecho y no lo luchamos y lo perdimos a manos de un gobierno que como los nazis con los judíos aplica exterminio selectivo.

 Cuando pregunto, ¿Qué cambio recuerda usted del bolívar frente al peso colombiano? Y me responden que conocieron el cambio de 18, 16, 12, 8 pesos por bolívar, y que ahora el bolívar vale menos de la mitad del peso, debemos entender entonces que la política monetaria del gobierno cumplía el propósito de debilitar el bolívar y con ello nos empobreció sin que nos diéramos cuenta, pero ese derecho a una moneda fuerte como la conocimos lo perdimos y no defendimos tampoco ese derecho.

Cuando pregunto, ¿el salario antes le alcanzaba para salir de vacaciones? Responden sí, sí alcanzaba y prosigo ¿le alcanzaba el salario para comprar el mercado? Y siguen respondiendo que sí, y pregunto nuevamente ¿hoy alcanza para comprar el mercado? Y la gente responde, no, no alcanza, solo para medio comer. Perdimos el derecho entonces a un salario suficiente que dignifique la familia, derecho que tampoco defendimos en su oportunidad.

En el comunismo el ciudadano es despojado de sus derechos, que le son transferidos al Estado o al gobierno.

Con esta ilegal convocatoria constituyente le quitaron su derecho al voto y la Sala Constitucional señala que tienen un privilegio los agrupados en los sectores sociales, vale decir, los de ellos, y con esto el voto deja de ser universal y directo, estamos perdiendo nuestro derecho al voto como expresión de la soberanía, de la cual todos somos sus titulares.

Con la Constituyente perderá la propiedad privada por aparición de la propiedad social.

Mi pregunta es ¿dejará perder estos derechos? O luchando por los poquitos que tenemos y recuperamos los que hemos perdido. Los invito a recuperar los derechos perdidos, los invito a luchar, los invito a derrotar el comunismo.

@CarlosCasanovaL

Acerca del autor

Carlos Casanova

Carlos Casanova

Abogado y profesor universitario. Locutor radial. Expresidente del Consejo Legislativo Regional y parlamentario en ese órgano del Poder Público Estadal. Fue diputado a la Asamblea Nacional (2000 - 2005).